viernes, 29 de enero de 2016

No a la reforma política cupular y autoritaria para el D.F.



1.- Breves antecedentes históricos. 

a) México-Tenochtitlan(en náhuatl: Meshihco Tenochtitlan, Tetl=piedra Nochtli=tuna (fruto del nopal) Tlan=lugar de')fue la capital del Imperio Mexica.La fundación de la ciudad es un hecho cuya historia se mezcla con la leyenda. La mayoría de las fuentes citan como fecha de fundación de la ciudad el13 de julio de 1325, de acuerdo con la información proporcionada por los mexicas y que se encuentra registrada en varios documentos. La capital de los mexicanos se convirtió en una de las mayores ciudades de su época en todo el mundo y fue la cabeza de un poderoso Estado que dominó una gran parte de Mesoamérica, hasta que cayó en manos de los españoles y sus aliados indígenas el 13 de agosto de 1521. 


b)  Luego de la conquista en 1521, la ciudad de México, como lo marca en su tercera carta de relación el 15 de mayo de 1522, fue designada por Hernán Cortés como la capital de la Nueva España,y en la misma misiva refiere que la decisión fue tomada junto al ayuntamiento o cabildo de la ciudad. 


c) El 20 de septiembre de 1821, el último cabildo virreinal recibió a Juan O’Donojú, quien sería el último representante del Rey de España que gobernaría en su nombre, pues fue este mismo quien recibió a la puerta del Palacio Virreinal (hoy Nacional) a Agustín de Iturbide para entregarle las llaves de la ciudad, actocon el que se disolvió este ayuntamiento dando paso al periodo independiente. 


d) El 15 de Julio de 1867, el presidente Benito Juárez entra a la Ciudad de México después de cuatro años de lucha contra la intervención francesa y el Imperio de Maximiliano. Una vez muerto Maximiliano, tomados los últimos reductos de los conservadores y la ciudad de México desocupada, Juárez decidió reasentar el Gobierno en la Capital. Salió de San Luis Potosí e hizo escala varios días en Querétaro. El 11 de julio se detuvo en Tepeji del Río. Al día siguiente llegó a Tlalnepantla, donde le recibió Porfirio Díaz, y por la tarde estaba ya en Chapultepec, lugar en el que permaneció varios días pues el Ayuntamiento de la ciudad de México le pidió tiempo para terminar los preparativos para la recepción, que sería el lunes 15 de julio. 


e) Era el 6 de diciembre de 1914 cuando el líder sureño Emiliano Zapata, y el norteño Pancho Villa, hacían su entrada triunfal a la ciudad de México.Era un acto de victoria y conquista revolucionaria.Algo más de cincuenta mil hombres se concentraron en Chapultepec y a las 11:00 de la mañana empezaron a avanzar por el Paseo de la Reforma, de acuerdo con un relato del investigador Alejandro Rojas, quien precisa que la jornada culminó cuando Villa, acompañado por Zapata, se sentó en la silla presidencial. Para la investigadora Elsa Aguilar Casas, históricamente “la ruta de las guerras de México tenía como meta final la Ciudad de México”, por lo que toda fuerza armada debía buscar la manera de llegar a este simbólico lugar, que era sinónimo de la victoria. Era “el acto que legitimaba el triunfo”. 


f) El 23 de marzo de 1938, se reunieron aproximadamente cien mil personas encabezadas por los trabajadores, especialmente petroleros, y de todas de las clases sociales en una enorme manifestación de respaldo a la expropiación petrolera decretada por el general Lázaro Cárdenas del Rio.  


g) El 27 septiembre de 1960, el Secretario de Hacienda, Antonio Ortiz Mena, toma posesión de la Compañía Mexicana de Luz y Fuerza Motriz (cuyo nombre oficial hasta ese momento había sido “The Mexican Light and Power Co.”) e iza la bandera nacional en el edificio de la Calzada de Melchor Ocampo. Miles de trabajadores del sector eléctrico están presentes y luego se dirigen en manifestación hacia el Zócalo. Los dirigentes sindicales llegan al despacho del Presidente Adolfo López Mateos y lo invitan a izar la bandera del Zócalo.  


h) El 27 de agosto de 1968 y en el punto más álgido del movimiento estudiantil, salió una manifestación de alrededor de trescientos mil participantes, desde el Museo de Antropología hasta el Zócalo, donde los estudiantes permanecieron en la plaza e izaron una bandera rojinegra a media asta. En la madrugada, quienes permanecieron allí fueron desalojados por el ejército. 


i) Desde su creación en 1824, el Distrito Federal es una entidad sui géneris que se diferencia en su régimen político y administrativo de los restantes 31 Estados que forman a la República Mexicana. En la primera redacción de la vigente Constitución de 1917,el Distrito Federal (D.F.) no contaba con poderes autónomos: 
sus leyes eran expedidas por el Congreso de la Unión y su administración estaba a cargo de un "Gobernador" que dependía del Presidente de la República, quien lo elegía directamente.3Posteriores reformas a la Constitución han dotado al D.F. de autoridades propias al punto que la redacción moderna establece al Jefe de Gobierno como encargado del Ejecutivo:
En 1993, mediante una reforma constitucional, se otorgó mayor autonomía al Distrito Federala través de la eliminación de la figura del Jefe del Departamento del Distrito Federaly la creación del Jefe del Gobierno del Distrito Federal, quien es electo de manera directa por los ciudadanos; además se otorgaron mayores facultades al órgano legislativo local, denominado como la Asamblea Legislativa del Distrito Federal.
En1997 se llevaron a cabo las primeras elecciones paraJefe de Gobierno del Distrito Federal, que dieron el triunfo a Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano del Partido de la Revolución Democráticacon el 48.11% de los votos, frente al 25.58% de Alfredo del Mazo González del Partido Revolucionario Institucional y el 15.58% de Carlos Castillo Peraza del Partido Acción Nacional. 


j) El 15 de octubre de 2009, el Sindicato Mexicano de Electricistas (SME) realizó una de las mayores movilizaciones de su historia. Decenas de miles desbordamos el Zócalo y con camisetas rojas de muchas batallas extendieron su presencia por todo 5 de Mayo, Madero, Juárez y Reforma hasta la Diana, en defensa de su fuente de empleo. Desarrollamos la más intensa movilización sindical y social de que se tenga historia en el Distrito Federal. 

2.- La Reforma Política cupular y autoritaria. 
La noche del 15 de diciembre del 2015 fue aprobada la “reforma política” para el Distrito Federal por el Senado de la República, con un recuento de 74 votos a favor, 20 en contra y una abstención. Ahora dicha reforma ha sido ya aprobada por 23 congresos estatales por lo que EPN tendrá que emitir el decreto constitucional para constituir al estado 32 de la República Mexicana para que, acto seguido y en un lapso no mayor a 15 días, el Instituto Nacional Electoral (INE) convoque formalmente al Congreso Constituyente que le dé a la capital una Constitución Política propia.  
El Senado aprobó (lo que tras bambalinas habían consensuado las dirigencias de los tres principales partidos políticos) el contenido de dicha reforma política, es decir, la cantidad de 100 diputados para dicho Constituyente capitalino de los cuales sólo 60 serán electos mediante votación universal, secreta y directa, mientras que los restantes 40 serán designados bajo el siguiente esquema: 6 por Enrique Peña Nieto, 6 por Miguel A. Mancera y los restantes 28 por el Congreso de la Unión. De acuerdo con una cierta  prospectiva, de entrada el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que sólo contó con una votación del 17.7 en el pasado proceso electoral de esta capital, se asegura con 31 diputados del total de los 100 que integrarán dicho Congreso, esto es, más del 30 por ciento de dichos legisladores, con lo que junto a sus aliados de los partidos pequeños se aseguran prácticamente del control de los debates y del contenido de la futura Constitución capitalina. 
Asimismo, los Senadores aprobaron que será facultad exclusiva del Jefe de Gobierno del Distrito Federal Miguel Ángel Mancera, el presentar la iniciativa o proyecto de nueva Constitución al Congreso capitalino.  Todo lo anterior nos muestra el total desprecio que le tienen “nuestros gobernantes”  y los partidos políticos registrados a la participación ciudadana, no nos queda la menor duda que la tal “Reforma Política” es una iniciativa cupular y autoritaria, pactada al margen de la ciudadanía,  que excluye de la participación a los capitalinos que somos quienes hemos conquistado con colosales esfuerzos las libertades políticas y democráticas que son orgullo para el resto del país. 
Es incuestionable que los capitalinos hemos sido vanguardia a nivel nacional en la defensa y ampliación de derechos, como la libertad de expresión, de reunión y asociación, de  manifestación y de libre tránsito, entre tantos otros. Con esos ejercicios, hemos combatido a gobernantes y partidos corruptos y les hemos disminuido al mínimo posible, como es el caso del PRI, e igualmente hemos logrado echar atrás iniciativas neoliberales de confiscación de la infraestructura capitalina, como recién sucedió con el famoso “Corredor Cultural Chapultepec”.  
En pocas ciudades del país se puede gozar de dichos derechos políticos como en nuestra capital, aún y a pesar del constante acoso de tirios y troyanos de todos los colores, que repetidamente insisten en empequeñecer o de plano negar tales derechos. Desde la Organización Política del Pueblo y los Trabajadores (OPT) rechazamos tajantemente la composición arbitraria del Constituyente capitalino por la abierta exclusión de los ciudadanos y de sus organizaciones sindicales, civiles y populares, la Capital no le pertenece ni a los partidos ni a los gobernantes. Nos pertenece a quienes habitamos en ella.  En tal razón es que convocamos a esas organizaciones de base de la sociedad capitalina para organizarnos y coordinarnos para hacer pesar nuestra voz, necesidades, intereses y aspiraciones y para que se aprueben nuestras propuestas. Los partidos políticos neoliberales no representan a los trabajadores y al pueblo, que somos la inmensa mayoría en nuestra capital. 
Les proponemos levantar un poderoso movimiento político de masas en esta capital, realizando asambleas por colonia, barrio y unidad habitacional en cada delegación, con el objeto de precisar nuestras demandas y sintetizarlas en un “Programa del Pueblo y los Trabajadores” y, al mismo tiempo, para elegir a verdaderos diputados populares surgidos desde la base de la sociedad capitalina, para que los impulsemos y se los impongamos a los neoliberales que nos quieren excluir del proceso constituyente.  Debemos desarrollar un amplio proceso participativo, horizontal y democrático, en la idea de construir consensos de base y con inclusión plena de la ciudadanía y sus organizaciones, organizar debates sobre la reforma e invitar a intelectuales y dirigentes sociales comprometidos con la lucha democrática.  La OPT desde sus modestas posibilidades y fuerzas está comprometida con estas tareas, dispuesta a impulsarlas y a coordinarse con otras organizaciones que compartan nuestras aspiraciones. 
3.- Nuestras propuestas programáticas. 
Libertades políticas y democráticas.- Este capítulo debe contener la amplia libertad de asociación política y social sin ningún tipo de cortapisas y por el solo hecho de así desearlo, y constituirse por quienes lo pretendan; la más profunda libertad de reunión y movilización en defensa de las demandas y reivindicaciones políticas y sociales de los capitalinos y de sus respectivas organizaciones; por el derecho absoluto a ser recibidos y escuchados por todo tipo de autoridades de cualquier nivel; por el derecho pleno a votar y ser votados, independientemente de pertenecer o no a cualquier partido político; por la adopción de la consulta popular y el referéndum para la toma de decisiones que afecten la vida de los capitalinos; garantía plena de equidad en los derechos y oportunidades para todas las mujeres, especialmente, que sean ellas las que decidan sobre sus cuerpos, sus vidas y sus destinos frente al Estado, los varones en general y en particular con los de sus familias. Defensa de los derechos de los jóvenes a tener acceso garantizado a la educación desde pre-primaria hasta estudios universitarios y por el derecho a un trabajo digno que se oponga a la actual precarización del trabajo juvenil; por la libertad de los presos políticos y el castigo a los responsables de las violaciones a los derechos humanos; por la reivindicación de los derechos de la comunidad sexo-diversa frente a la discriminación y la opresión; depuración profunda del padrón de organizaciones sindicales de la capital para eliminar por completo los contratos de protección patronal y la existencia de las mafias que han secuestrado a los sindicatos capitalinos; derecho pleno a poseer y administrar medios de comunicación masivos por parte de las organizaciones políticas y sociales; por la constitución de un organismo capitalino independiente que fije los salarios mínimos y contractuales de los trabajadores capitalinos, independiente de la Comisión Nacional de Salarios Mínimos y con participación plena de auténticos dirigentes sindicales y sociales.  
Demandas económicas y sociales: Este capítulo se refiere a garantizar condiciones materiales básicas para todo habitante de nuestra entidad, como lo son: condiciones de vida dignas para todas y todos los mexicanos mediante un trabajo socialmente útil, a través de la creación de fuentes de empleo estable y con un salario constitucional que haga posible eliminar la pobreza y la marginación, asegurando su acceso a los derechos universales a la alimentación mediante un sistema general de tiendas populares para asegurar el abasto a precios accesibles; por el establecimiento de un sistema capitalino eficiente y de alta calidad para el otorgamiento de asistencia médica y de salud con infraestructura sanitaria propia, garantizando jubilaciones y pensiones dignas; por la constitución de un sistema propio de educación básica, media y superior gratuita, pública y laica, así como el acceso a bajo costo a todos los sitios arqueológicos y centros culturales de nuestra capital; por el establecimiento de un programa económico y de calidad a la vivienda; y por el respeto irrestricto a los derechos humanos, tomando en consideración la diversidad social y económica de los capitalinos. 

F r a t e r  n a l m e  n t e 
México D.F. a 27 de enero de 2016 

Comisión Ejecutiva Nacional 
Organización Política del Pueblo
y los Trabajadores 
OPT

No hay comentarios:

Publicar un comentario