jueves, 20 de octubre de 2016

La Jornada: El país, en plena tormenta de crisis moral, económica y política: González Casanova

La Jornada: El país, en plena tormenta de crisis moral, económica y política: González Casanova


Foto

Pablo González Casanova subrayó que sólo el poder del pueblo podrá con las políticas neoliberales, en especial la tarea corresponde a los jóvenes, quienes tienen que encabezar nuevas formas de organizaciónFoto Guillermo Sologuren

Patricia Muñoz Ríos

Periódico La Jornada
Jueves 20 de octubre de 2016, p. 12

El ex rector de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) Pablo González Casanova planteó ayer que en el país estamos en plena tormenta de una crisis económica, moral, intelectual, política y social, cuyo camino de salida sólo se puede construir desde abajo y con los de abajo.

En el foro Crisis global y nacional, las perspectivas de los trabajadores, organizado por la Nueva Central de Trabajadores (NCT), el catedrático llamó a los obreros a que junto con campesinos, maestros, estudiantes y otros ciudadanos, construyan redes, colectivos y enlaces, y que el pueblo se organice y tome decisiones frente a la situación nacional.

Hay, dijo, posibilidades técnicas para hacer una organización de bases, que manifiesten la voluntad colectiva, contra los que tomaron el poder económico y político del país para su propio provecho.

En el auditorio de la sede del Sindicato Mexicano de Electricistas (SME), al que acudieron también dirigentes de diversos sindicatos democráticos, González Casanova hizo una amplia disertación sobre la situación nacional y dijo que la organización de los sectores, desde las barriadas, las zonas fabriles y urbanas y el campo, es lo que va a fortalecer lo que llamó la moral de lucha.

En México, el sistema político, con partidos, sus sindicatos y organizaciones del antiguo sistema popular, obrero y agrario, actúan en un mundo fantasmagórico, en el que las mutuas acusaciones de corrupción y violencia criminal, individual o colectiva no llegan a nada quedan en denuncias vacías. Mientras los partidos políticos de todas las corrientes, además de sus luchas internas y sus alianzas sin ideología, se dedican a concesiones personales de latrocinios, robos y crímenes, y se olvidan de lo que ofrecieron al pueblo, con el consabido deterioro moral.

Todo ello agravado porque las fuerzas políticas ya deshicieron la Constitución del país, planteó el sociólogo.

En tanto, a escala mundial, las crisis son en gran parte inducidas, provocadas para que el gran capital haga negocios, para que la banca internacional obtenga más ganancias, ya que el neoliberalismo busca organizarse en una gran burguesía global.

Por ello, agregó, ahora los medios de producción combinan trabajo asalariado con esclavismo; se desatan mecanismos para que la deuda de los países sea impagable, y así obligar a los colaboracionistas a desnacionalizar sus economías y privatizarlas; y en las naciones democráticas, tiran a los gobiernos progresistas, como ha ocurrido en Brasil y Argentina; mientras crece el número de personas en trabajos forzados o esclavismo en el mundo y los desplazados.

Si los sueños del pasado se quedaron en sueños, sólo el poder del pueblo podrá contra las políticas neoliberales, y en ello tienen gran tarea los jóvenes, que tienen que encabezar las nuevas formas de organización social, en las que se utilicen también las modernas técnicas de la comunicación, expuso.

Esto es porque no podrá subsistir la vida en la Tierra si siguen dominando el capitalismo y su voracidad, expuso el catedrático.


No hay comentarios:

Publicar un comentario